Los tiempos actuales precisan de una masa crítica de seres despiertos, ¡trabajemos para ampliarla!

Los tiempos actuales precisan de una masa crítica de seres despiertos, ¡trabajemos para ampliarla!

viernes, 27 de marzo de 2015

Canalización de Melquisedec por Kris-Won (27-03-2015)





¡Saludos a todo el que lea este mensaje!


Soy Melquisedec, el que es llamado el Anciano de los Días por algunas culturas, el Eterno Servidor por otras, además de otros nombres por los que se me conoce.

Desde tiempos inmemoriales, las hordas del mal han tratado de vencer la armonía y el buen hacer de los servidores de la luz, y lo han intentado de muchas y diversas maneras.

En su ignorancia, han pretendido siempre contradecir la Voluntad del Eterno, como si alguien perteneciente a Su Creación pudiera hacerle sombra o crearle dificultades.

Eso es ciertamente imposible, pues hasta los que se vuelven contra Él, Dios se lo permite para que se cumplan Sus designios, y a través de los trastornos que esos seres oscuros ocasionan, otros que están en su proceso de aprendizaje puedan aprender a elegir de bando.

Al final todos son arrastrados, no, mejor conducidos hasta el centro de equilibrio, el camino del medio, el Tao, la Divina Armonía, el concepto ancestral del Todo, el Nirvana, el Paraíso, la comunión ulterior con el Creador.

También lo serán los seres que ahora están luchando contra la Luz.

En estos tiempos de crecimiento espiritual, y también de olvido del Cristo, de Buda y de Alá, del Gran Espíritu y de Jehová o Yahvé, las almas se dirigen por iniciativa propia hacia el lado al que deciden estar, o al de la luz o al de la ignorancia, al de la sabiduría o al del interés propio, al del amor o al del odio, al de la cooperación o al de la desesperación.

Mi pregunta para ti, hijo, es ¿hacia cuál estás dirigiendo tus pasos?

Bien, si está leyendo esta comunicación, esta canalización como el hombre la llama ahora, es señal de que has optado por la Luz; de lo contrario ni siquiera repararías en mis palabras, ni te molestarías en saber lo que quiero decirte, mi amado.

No obstante, y como está escrito, "muchos serán los llamados, pero pocos los escogidos". A muchos los llamará Dios a Su lado, pero la inmensa mayoría decidirá posponer el llamado y el compromiso de seguir activamente la misión que Él determine para esa persona, recreándose en la satisfacción de sus sentidos o en la búsqueda de comodidades, aduciendo que "ya habrá tiempo de dedicarme de lleno a mis responsabilidades con mi misión, aún soy joven y quiero vivir la vida".

¿Te puedes hacer una idea de cuántos hay que piensan así? Pues son incontables, muchísimos. Y eso, queridos, es algo que nos entristece.

Son muy pocos los que deciden comprometerse. Y aún entre los que deciden aceptar ese compromiso, la gran mayoría lo hace buscando una recompensa, o el reconocimiento de los demás. Muy pocos, poquísimos, lo hacen con un corazón sencillo, humilde y desinteresado, por el simple hecho de ayudar al Supremo Creador en Su Plan Divino.

Soy de la opinión de que todos los que se han comprometido, lo han hecho porque han recibido, de alguna manera, un atisbo (por tenue que sea) de la grandeza y la magnificencia del Innombrable, y ellos se sienten más bien en deuda con Él por haber puesto Su confianza en ellos.

Se ven pequeños, como una caña al viento, indefensos y extremadamente vulnerables, porque su especial sensibilidad los hace así, y necesitan continuamente de nuestra guía y la de su voz interior, para saber que están siendo guiados y que sencillamente no se han vuelto locos.

Pero no, muy lejos de estar locos, en realidad están bien anclados en el buen camino, que les conducirá a la dicha y la bienaventuranza eterna.

Son los que en su ceguera piensan sólo en sí mismos y en su propio placer, los que caerán en depresión y en desesperación en multitud de ocasiones, y suyo será el remordimiento y el "crujir de dientes" cuando comprendan que perdieron su tiempo y su oportunidad en esta encarnación, por buscar únicamente su propia satisfacción y no la del bien común, que es lo que desea Dios nuestro Señor.

Busca, pues, la manera en que puedes cooperar en el bien común, haciendo uso de los talentos y destrezas que Dios te ha otorgado a tal fin.

Mis bendiciones para todos vosotros, los que habéis acudido al llamado, y los que estáis volcados a la búsqueda exclusiva de vuestro propio placer.

Mi Amor, como reflejo que soy del Creador, es para todos por igual, como la luz del sol que les llega a todos por igual, hagan lo que hagan y piensen como piensen.

En la Luz, el Amor y el Poder del Dios vivo,

Melquisedec.


Fuente:    Melquisedec
Canal:      Kris-Won

sábado, 7 de marzo de 2015

Canalización de la Nave Tulya por Kris-Won (07-03-2015)





Queridos hermanos:

Hace varios años contactamos con ustedes a través de este mismo canal, de Kris-Won, y volvemos a hacerlo hoy.
Quisiéramos poder conversar con ustedes, saber cómo han estado desde que nos comunicamos la última vez (en realidad la única vez que contactamos) porque se dieron una serie de circunstancias que fueron favorables para que esa comunicación se diera.
Gustamos de interactuar con ustedes de esta forma. Nos resulta útil y práctico para establecer un lazo de unión entre nosotros: por una parte la Nave Tulya; por otra parte, los seres humanos que están predestinados a leer este mensaje, porque así estaba escrito en el libro de su vida.
Hace 3 años les dábamos una pauta sencilla para contactar con nosotros, pero comprobamos que el nivel de conexión interior aún está en una fase muy preliminar, y que deben desarrollar aún más la telepatía.
"Tulya" es una palabra que en el lenguaje intergaláctico, el irdín, significa "lugar verde de esparcimiento". Como los parques en su planeta. Como un oasis en el desierto. Como una zona verde en medio de una gran ciudad cosmopolita. Como el jardín adyacente de una casa.
Es un nombre que le queda muy bien a nuestra nave, pues la inmensa mayoría de nuestras tareas, son las de salvaguardar la flora y también la fauna de su planeta, Gaia, aún a niveles microscópicos. Eso es muy importante, pues la vida se origina, y también puede acabar, a niveles invisibles al ojo humano. Es el poder, por ejemplo, de las bacterias, y todo lo que acontece, se origina o muere a nivel celular.
El cambio que el ser humano de este planeta está a punto de experimentar, para su propia evolución y para beneficio de todo el sistema biológico de Gaia, tiene su comienzo a nivel microscópico, directamente en su código genético, en su ADN. Van a mudar toda la base de su sistema químico, nuclear y biológico, proporcionándoles un avance nunca antes vivido anteriormente.
Las hélices de su cadena de ADN han sido hasta ahora dobles, pero todo su sistema energético está siendo bombardeado, eso sí gradualmente, de forma que a nivel atómico sufran una reestructuración que hará que su código genético mude, hasta conseguir que su cadena de ADN en vez de tener dos cadenas, pase a tener 12, y posteriormente, cuando sus cuerpos físicos estén más fortalecidos y habituados a esa ampliación genética, sean nuevamente bombardeados a nivel atómico y su ADN adopte una cadena de 24 hélices.
Nada será igual que antes a nivel celular, y por tanto, sus capacidades mentales, físicas y espirituales se acrecentarán a pasos agigantados. Serán capaces de tales proezas que sólamente han podido imaginar en sus películas de ciencia-ficción. Pero no olviden que la realidad SIEMPRE supera la ficción.
Como ya saben la mayoría de ustedes, TODO está interconectado, así también los diferentes cuerpos de los que está compuesto el SER. Si el cuerpo físico es transformado y muda su estructura básica, eso afectará también a todos sus cuerpos sutiles con los que está conectado.
Así que si lo modificamos a nivel atómico y subatómico, también conseguiremos una mutación en sus capacidades psíquicas. Por ponerles un ejemplo, en un futuro próximo serán capaces de salir de sus cuerpos físicos al plano astral sin tener que esperar a estar dormidos; o podrán saber cómo se encuentran sus seres queridos, sin necesidad de ningún aparato electrónico, como internet o los teléfonos móviles. Pero aún estarán un tiempo usándolos, hasta que se den cuenta de que no son necesarios para su comunicación.
Nosotros, en la Nave Tulya, junto a otros hermanos de otros sistemas solares y allende la Galaxia, estamos con ustedes en estos difíciles momentos de transición, apoyándolos en todos los buenos proyectos que su humanidad implante para lograr dar ese salto rápido en su evolución, así como también para desalentarlos en aquellos que son contraproducentes para su desarrollo como raza humana en este planeta.
Estamos trabajando no sólo desde nuestra posición de visitantes, sino también desde adentro de su propia raza. Muchos de los niños que nacen en su mundo, en realidad son hermanos mayores de ustedes como nosotros, y están infiltrándose dentro de su sociedad, para cambiarla y cooperar junto con ustedes en los cambios que van a sobrevenirles muy pronto. Son los que ustedes llaman niños "índigo", "arco-iris" o "diamantinos".
En pocos años podrán comprobar cuánto les van a ayudar en ese campo. La fuerza que mueve a esos niños a sacrificarse bajando su nivel vibracional al de ustedes, es el poder del amor. Están imbuidos de un deseo inalterable de servir, y están preparados para hacer lo que deba hacerse para ayudar a conseguir aquello para lo que han venido: a catapultarlos hacia una condición suprahumana, de naturaleza divina, con una capacidad superior que será el común denominador de toda la raza humana de este planeta.
Sean bienvenidos, pues, al preámbulo de este cambio interior y exterior de todos ustedes, que llenará de luz todo su ser y los hermanará, por una parte con sus hermanos menores de otros reinos inferiores, y por otra parte con la esencia divina que son en realidad y que han venido a experimentar.


Fuente:  Nave Tulya
Canal:    Kris-Won